La zamorana Tecopysa se hace con el contrato de conservación y vigilancia de las carreteras del Estado en Castilla y León occidental hasta 2024

Rafael Fran Palazón, gerente de Tecopysa (Grupo Tecopy).

■ La ingeniería de Grupo Tecopy logra nuevos contratos por valor de más de 3,5 millones de euros en los primeros meses del año.

Tecopysa, la ingeniería de Grupo Tecopy, ha obtenido la adjudicación del contrato de control y vigilancia de las obras de conservación en la Demarcación de Carreteras del Estado en Castilla y León Occidental durante los ejercicios 2022 y 2023, según ha informado el gerente de la compañía, Rafael Fran Palazón.

Se trata de un contrato licitado por la Secretaría de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Ministerio de Transportes), cuyo presupuesto total supera los 1,2 millones de euros, para desarrollar las tareas de control de vigilancia en las carreteras dependientes del Estado en las provincias de León, Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora.

El valor añadido que aporta Tecopysa a este tipo de tareas se deriva de la incorporación de las nuevas tecnologías, que permiten realizar los trabajos tradicionales de vigilancia con un flujo de información online constante y actualizada.

Según Rafael Fran, “esta es una ventaja comparativa de nuestra compañía, consecuencia del importante esfuerzo que realiza el Grupo Tecopy en innovación; y concretamente, en este caso, en el tratamiento de imágenes de gran resolución, tanto de satélites como de drones, así como de datos LIDAR”.

Este es uno de los nuevos contratos que ha obtenido la compañía zamorana en los primeros meses del ejercicio, cuya cuantía supera en conjunto los 3,5 millones de euros.

Sigeco

Además, Tecopysa ha sido también la empresa adjudicataria del contrato de seguimiento y actualización del Sistema de Gestión de Conservación Ordinaria (Sigeco), licitado por la Subdirección General de Conservación de Carreteras (Ministerio de Transportes). Este contrato, que gestiona Tecopysa en UTE con Intef al 50%, cuenta con un presupuesto de 660.000€ y su periodo de ejecución de extiende hasta 2024.

Según informó Fran Palazón, Tecopysa está llevando a cabo este año nuevos proyectos en Zamora, consecuencia de distintas adjudicaciones de la Diputación Provincial, “fieles a nuestra filosofía de empresa de ámbito internacional y comprometida con Zamora, provincia en la que nacimos hace ya más de 30 años”. 

Autovías

Por otro lado, la Dirección General de Carreteras del Ministerio Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha adjudicado otros dos contratos a Tecopysa en Extremadura y Asturias, respectivamente.

La ingeniería de Grupo Tecopy, en UTE con Gocsa y PKveintiocho Ingeniería, lidera los trabajos de redacción del proyecto del tramo que une Torrefreneda (A-5) y Santa Amalia (Badajoz), cuyo presupuesto asciende a 1,3 millones de euros.

Y también ha sido la adjudicataria del proyecto de trazado y construcción del enlace de Robledo, que conecta las autovías A-66 y AS-II (Autovía de la Industria), en el Principado de Asturias, con un presupuesto que supera ligeramente los 480.000 euros.

Alta velocidad

Finalmente, Tecopysa ha sido también la adjudicataria de una asistencia técnica licitada por Adif, la compañía pública administradora de infraestructuras ferroviarias. Se trata del proyecto de construcción de la plataforma de la línea de alta velocidad Madrid-Extremadura, tramo de Arroyo de Santa María a Navalmoral de la Mata, así como la remodelación e integración de la estación de Navalmoral.

Tecopysa lleva a cabo estos trabajos en UTE con Curva Ingenieros e Ides estudios, con un presupuesto total de 2,7 millones euros.

Sobre el Grupo Tecopy

Grupo Tecopy, que opera en los sectores de ingeniería, tecnologías aplicadas y formación, está integrado por tres unidades de negocio: Tecopy Ingeniería (Tecopysa), Tecopy Tecnologías Aplicadas (Cotesa) y Tecopy Formación (Enclave). Cuenta con una plantilla de más de 150 profesionales y con centros de trabajo en Madrid, Valladolid (Parque Tecnológico de Boecillo), Zamora y Cáceres, así como presencia en Colombia, Nicaragua, Ecuador, Marruecos y Camerún.